sábado, 5 de marzo de 2016

Viajar a Galápagos: siete consejos

Las “islas encantadas”, apodo que además de responder a su particular belleza está relacionado con la leyenda de que desaparecían a la vista (luego se supo que era por la neblina), conforman uno de los atractivos turísticos más importantes del mundo en cuanto a naturaleza, medio ambiente y reservas marinas. 

Lobos marinos en Puerto Ayora


Luego de pasar tres semanas en dos islas de este inhóspito destino, viajando tal y como me gusta (sin tours, visitando amigos y conociendo la vida local), hay algunas recomendaciones que dejo para los que están planificando su aventura allá lejos en el Pacífico.   

1. Protección para el sol


Sí, es lo más básico y lo que nos repite la mamá cada vez que vamos a la playa (o que salimos de paseo): ponte protector solar, lleva gorra y buenas gafas. Aquí sí que van a necesitar todo eso y de buena calidad. 

En cuanto a crema solar, recomiendo llevar de dos tipos: una para el rostro y otra para el cuerpo que sea muy resistente al agua. Una gorra o visera no es suficiente, lo mejor es disfrazarse de explorador europeo del siglo XIX y usar esos gorros que cubren nuca, rostro y algo de los hombros. Además, las gafas deben tener verdadera protección UV, lo que excluye a las compradas en la calle o en las tiendas chinas. 

2. Actitud responsable


Antes de venir a Galápagos hay que ponerse en modo ecologista y tomar conciencia de que viajamos a unas islas que por naturaleza no fueron diseñadas para ser pobladas por el ser humano, por lo que el simple hecho de estar allí ya genera un impacto negativo en el ecosistema. 

En el tema de manejo de basura, es muy importante generar la menor cantidad de desechos posibles y respetar los parámetros de separación y reciclaje que se promueven en el destino. Les recomiendo llevar un toma-todo que puedan llenar de agua en el hotel y así evitar las botellas de plástico, comer en restaurantes que utilicen vajilla reutilizable, botar las colillas de cigarrillos en basureros (web del Programa Nicotina Asesina) y, en serio, NO botar nada por el inodoro. Las pilas o baterías llévenlas con ustedes al continente donde pueden darle un mejor manejo, ya que representan uno de los deshechos más contaminantes para el medio ambiente. Y si pueden hacer lo mismo con otro tipo de basuras, como envases y bolsas plásticas, las islas se lo agradecerán. 

Tortuga gigante
(foto tomada de lejos con un buen zoom)
Además, el tema de respeto a la fauna y flora es fundamental. Sí, los leones marinos son las criaturas más tiernas y todos queremos acariciarlos, pero además de que su olor no es nada agradable (comen pescado crudo todo el día), el aroma humano que dejamos en sus cuerpos puede causarles el rechazo de su manada. Los pingüinos que toman el sol tranquilamente no quieren ser despertados, las iguanas no quieren ser puestas de cabeza mientras las agarran de la cola, y si bien las tortugas tienen un caparazón con forma de montura, no están hechas para ser cabalgadas. 

En resumen, ¡ver y no tocar!     


3. Agua y alimentación


Galápagos no cuenta con fuentes de agua apta para el consumo humano, por lo que deberán comprar agua embotellada hasta para lavarse los dientes. En este caso, si en su alojamiento no tienen acceso ilimitado a agua de botellón, pueden comprar una galonera que les alcance para algunos días.  

En cuanto a alimentación, el Archipiélago importa la mayor cantidad de productos desde el continente, así que todo cuesta más o menos el doble de lo que cuesta en Ecuador. Un desayuno continental (pan, huevos, café y jugo) está entre 5 y 8 USD dependiendo del tipo de restaurante y un menú de almuerzo o cena entre 7 y 10 USD. Para platos a la carta en lugares turísticos, fija un presupuesto de entre 15 a 20 USD con bebida. 

Si viajan con poco presupuesto, les recomiendo alejarse de la zona turística y buscar los restaurantes donde comen los locales. Encontrarlos será fácil: la decoración es básica y el menú solamente está disponible en español. Como es un destino costoso, hay pocos hostales de mochileros con cocina, pero algunas habitaciones tienen neveras pequeñas lo que les permitirá comprar algunos alimentos para prepararse comidas frías. 

4. Qué llevar en la maleta


Paisaje del Volcán Chico
Al ser un destino con un ecosistema bastante delicado, está prohibido traer alimentos frescos o material vegetal sin procesar. 

Si bien la revisión de las maletas es bastante floja en los aeropuertos (pude haber entrado con una planta carnívora y no lo hubieran notado), es responsabilidad de cada quién llevar las maletas lo más limpias posibles. Lo que sí está permitido es ingresar alimentos procesados y bien sellados, así que unas bolsas de frutos secos, galletas, etc., no les vendrían nada mal para las tarde de gula y descanso.

En cuanto a ropa, traigan tres pares de zapatos: unas chanclas playeras y otras parecidas por si las pierden (me pasó y no tenía repuesto) y unos zapatos de caminata muy cómodos y fuertes. Estos últimos les servirán sobre todo en Isabela, porque uno de los mejores planes es visitar los volcanes Sierra Negra y Chico en un recorrido de 16 kilómetros que los dejarán exhaustos y maravillados. 


5. Manejo del dinero


Las únicas islas con cajero automático son Santa Cruz (Puerto Ayora) y San Cristóbal, pero al ser Isabela un destino turístico al que seguro van a querer ir, es bueno que tomen esto en cuenta: ¡lleven una buena cantidad de efectivo! Muchos establecimientos no reciben pagos con tarjetas y además no hay casas de cambio, así que deben traer dólares sí o sí. Créanme, esa isla es tan hermosa que querrán quedarse más de lo pensado o incluso visitar lugares que no tenían en su lista, pero aquí la mayoría de paseos requieren guianza y cuestan entre 40 y 150 USD.

Por cierto, tomen en cuenta que el transporte entre islas cuesta 30 USD y las rutas son: Santa Cruz - Isabela, Santa Cruz - San Cristóbal y Santa Cruz - Floreana. Sí, es decir que todos salen únicamente desde Santa Cruz porque se encuentra en la mitad de las otras tres, como pueden ver en este mapa


6. Cómo ahorrar


Venir en un tour en el que todos tus días están programados, puede ser conveniente tanto para quienes no hablan una gota de español como para los que tienen mucho dinero para gastar y poco tiempo para explorar. Ese tipo de planes garantizan buenos guías, los mejores atractivos y mucha comodidad, aunque a mi parecer, también quitan un poco de libertad. 

Atardecer en Tortuga Bay.
El horario de visitas es de 6am. a 6pm.
No todos los lugares deben ser visitados con guía. Pueden organizar visitas a los mejores atractivos una vez que lleguen a las islas y hay hoteles cómodos que no necesariamente son los más caros. 

Por ejemplo, en Puerto Ayora pueden ir por su cuenta a Tortuga Bay, la Estación Charles Darwin, las Grietas y la Playa de los Alemanes, y organizar tours de un día con agencias para ir a la parte alta o a practicar snorkel y buceo en los alrededores de la Isla. Desde aquí una lancha a Isabela o San Cristóbal cuesta 30 USD y una vez allá la historia es similar. 

En el caso de Isabela, pueden rentar por 10 USD un equipo de snorkel por todo el día y el mejor plan para aprovecharlo es visitar Concha de Perla: una entrada de mar de agua clara y tranquila donde se ven rayas, lobos marinos, estrellas de mar, peces de colores y, si están de suerte, tortugas o tiburones. Para ir al Muro de las Lágrimas y conocer las playitas y miradores que están en el camino, basta con alquilar bicicletas a 4 USD la hora e ir muy bien equipados para el sol y el calor. Y en el caso de los volcanes o lugares como Tintoreras o los Túneles, les recomiendo la agencia Pahoehoe Tours que hace tours todos los días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario