jueves, 25 de octubre de 2012

La Puerta Falsa: un baúl de recuerdos

Creo que todos quienes han caminado hacia o desde la Plaza de Bolivar, por la calle 11, saben a qué me refiero cuando menciono vitrinas llenas de apetitosos dulces de colores. Dulces que se ven tan dulces como para experimentar, muy hipocondríacamente, los síntomas de un coma diabético, pero apetitosos tan apetitosos que no puedes evitar probar alguno...


Cocadas y marquesas

martes, 23 de octubre de 2012

Por la SÉPTIMA

¿Quién vive en el centro? me dijo elquenuncafue, hace algunas semanas, en tono de broma... A él, como a muchos otros bogotanos de nacimiento o adopción, les sorprende que una bogotana (de nacimiento más no de crianza y de reciente adopción) viva en esta parte de la ciudad.

hare-kṛṣṇa-hare-kṛṣṇa
kṛṣṇa-kṛṣṇa-hare-hare

miércoles, 3 de octubre de 2012

El Presidente de la Paz

Ayer conocí el Presidente de la Paz. Se llama Milton Ciriaco Amu Rodríguez y lo encontré en la Plaza de Bolívar de Bogotá, al mediodía, dando un discurso con voz fuerte que giraba en torno a la idea de que "a la paz solo se llega sin racismo"

Llegué a ese lugar, a esa hora del día, por dos razones fundamentales: 1) me enteré de la iniciativa 24-0 y me interesó saber más sobre el evento, 2) vivo muy cerca y el clima estaba rico como para dar el paseo. Al llegar me llamó mucho más la atención lo que decía Ciriano que lo que pasaba en el escenario (himnos nacionales, agradecimiento oficiales y otros etcéteras), así que esperé a que se diera un descanso para hacerle algunas preguntas.

En los poco minutos que conversamos, yo con grabadora en mano para no perderme de sus gestos y elocuencia, me enteré de que él es "el Presidente de la Paz elegido por el pueblo que vota en blanco" y su misión, "basado en la constitución y en el artículo 22 que dice que la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento" es la de estar allí todos los días, a las 12 en punto, difundiendo el mensaje de que la paz en Colombia solo se va a alcanzar cuando se acabe el racismo y el pueblo tenga conciencia de que se necesita un cambio total en su pensamiento y comportamiento. 

Vino de Buenaventura, pero cuando quise indagar un poco más en su historia, su respuesta fue: "Ah, pues yo te invito a que entres a youtube y veas los videos que me han sacado a mí, ahí te enteras de quién soy". Así que eso hice y encontré trabajos muy interesantes, así como otros muy burlones e irrespetuosos, pero ninguno en el que se resolvieran mis dudas. 

Tal vez no lo necesito, tal vez es suficiente con ver más allá y escuchar el fondo de sus palabras, para concientizarme, una vez más, de que vivimos en un país cuya gente está tan llena de cicatricez como de motivaciones para seguir buscando nuevos caminos. 

Porque sea cual sea su historia o las posibles "incoherencias" que tenga su discurso, para mí hay pocas cosas tan coherentes como estas palabras suyas:

"Cada día que yo vengo aquí me estoy transformado en un ser de paz, lo que significa que no soy esta humanidad llena de racismo y egoísmo, porque me convierto en un ser de paz, un catedrático del tema. Entonces, si yo cambio y me transformo, los demás van sintiendo lo mismo y la paz va llegando ‘poco a poco’, como decían nuestras abuelitas".